Opinión

Confianza de consumidores y crédito en EUA: dos datos a vigilar

  • César Addario Soljancic
    Exor - Latam Centroamérica
    Mayo - 2023

Venimos de un 2022 en el que el dato de la inflación en los Estados Unidos y las respuestas de la Reserva Federal (Fed) al mismo marcaron el ritmo de los mercadores y de las decisiones de los inversores. Pero con la caída del Silicon Valley Bank, los analistas han comenzado a tomar conciencia de que los precios altos y una posible recesión causada por el aumento en las tasas de interés no son los dos únicos problemas en el horizonte.

 

La salud de la economía estadounidense puede medirse de acuerdo a otros indicadores. En abril, dos de estos dieron señales que deben tomarse con cautela. Por un lado, la disminución en la confianza de los consumidores estadounidenses. De acuerdo con The Conference Board, este indicador cayó a su nivel más bajo desde julio de 2022, lo que indica una disminución en el consumo, especialmente en bienes de alto valor.

 

El encarecimiento de los créditos al consumo y la menor disponibilidad de liquidez para prestar dinero por parte de los bancos son algunas de las principales razones detrás de esta disminución en la confianza de los consumidores. ¿Es esta una señal de que finalmente veremos una recesión en lo que resta de 2023, o a inicios del año próximo?

 

Acá se suma un segundo elemento: una crisis del crédito. La disminución en los permisos de construcción y el aumento en los precios de la vivienda son manifestaciones de esta, que de por sí puede vislumbrarse ya en los datos disponibles. 

 

Los bancos están vendiendo hipotecas y bonos del Tesoro a para compensar la fuga de depósitos por la desconfianza que sembró la quiebra del SVB. Hasta la segunda semana de abril, el crédito había caído en US$105,000 millones y la retirada de los depósitos se elevó a casi un billón de dólares desde que la Fed comenzó a subir los tipos en marzo del año pasado. 

 

La caída en el crédito y la disminución en la confianza de los consumidores podrían afectar de manera especial a los beneficios de las empresas. Es importante que las empresas y los inversores se preparen para enfrentar los desafíos económicos que se avecinan en los próximos meses.

 

Finalmente, no hay que perder de vista que la Fed está considerando subir la tasa de interés de fondos federales a su nivel más alto desde mediados de 2006. La mayoría de los analistas esperan que esta decisión se tome en la próxima reunión del banco central estadounidense, lo que sería la décima alza en poco más de un año. 

 

La subida de la tasa de interés no solo afectará a los estadounidenses, sino que también impactará en otras tasas de interés y en los bolsillos de personas de todo el mundo. Más allá del hecho de que quienes tienen deudas de tarjetas de crédito o planean tomar prestado del banco podrían sufrir las consecuencias, y que quienes pueden guardar dinero en una cuenta de ahorro de alto rendimiento podrían beneficiarse, una tasa tan alta aumenta los temores de que la mayor economía del mundo caiga en recesión.