Opinión

¿Puede colapsar el sistema financiero mundial?

  • Anderson Reinoza
    Exor - Latam Centroamérica
    Noviembre - 2022

¿Puede colapsar el sistema financiero mundial?

Un lunes 15 de septiembre a las siete de la mañana Lehman Brothers se declaró en bancarrota. En su balance figuraban $639,000 millones en activos y $613,000 millones en pasivos. La gran crisis había comenzado. El grupo británico Barclays adquirió buena parte del banco por unos $2,000 millones de dólares. A los pocos días Merrill Lynch fue vendido a Bank of America por cerca de $50,000 millones y Bear Stearns fue adquirido por Morgan Stanley por otros $2,000 millones. Goldman Sachs, Morgan Stanlye se convirtieron en bancos comercial y fueron rescatados por la Fed. 

Ese fatídico lunes del 2008

Credit Suisse y Deutsche Bank, dos bancos europeos de gran renombre y peso forman parte de la magna lista Bancos de importancia sistémica”, instituciones de gran tamaño e influencia tal que, dado su poder de mercado, una eventual quiebra podría desestabilizar el sistema financiero mundial.

¿Avaricia o necesidad?

Luego de la crisis del 2008, los bancos centrales impusieron altos controles de capital. Redujeron las tasas de interés y aquellos bonos de largo plazo considerados “seguros”, llegaron a incluso manejar tasas de interés negativas. 

Por ejemplo, un bono alemán a 30 años llegó a presentar rendimientos de -0.1%, es decir que si usted invertía $100 en un título respaldado por el gobierno teutón, al cabo de 30 años, recibiría alrededor de $97 de retorno. Ante esta situación, Credit Suisse decidió probar suerte con los denominados “Bonos basura”, opciones de inversión que prometen altos niveles de retorno a costa de un riesgo altísimo. 

Los malditos “bonos atún”

Entre el año 2012 y 2013 dio comienzo uno de los escándalos financieros más serios desde la crisis del 2008. Los famosos “bonos atún”. Fueron bonos que el gobierno de Mozambique emitió gracias a la ayuda de Credit Suisse. De más está decir que, poco tiempo después, el país africano se declaró en bancarrota entre escándalos de corrupción y arresto a funcionarios del banco suizo

¿Se repite la historia?

Al cierre del tercer trimestre 2022, Credit Suisse reportó pérdidas por valor de 4,000 millones de francos suizos, lo que equivale a unos $4,251 millones de dólares al cambio de hoy. Todo esto, después que el gigante europeo anunciara una reestructuración del negocio.  Credit Suisse y Deutsche Bank suman unos pasivos aproximados de $2,100 millones, es decir, unas 3.5 veces más que Lehman Brothers. 

¿Es tan malo como suena?

Los bancos de las grandes potencias han venido blindándose ante futuros colapsos financieros. Una de estas medidas gira entorno a los niveles de reserva que aseguren el cumplimiento de las obligaciones financieras.

En el segundo trimestre de 2022, nivel de cobertura de liquidez de Credit Suisse era el más alto entre los grandes bancos de inversión europeos. Credit Suisse también superó a todos sus pares europeos comparables en términos de nivel de apalancamiento, que mide el capital de un banco frente a sus exposiciones totales dentro y fuera de balance, y está diseñado para poner de manifiesto cualquier acumulación de apalancamiento excesivo.

¿La profecía que se autocumple?

El desacoplo de Rusia a las economías del viejo continente, las altas tasas de la Fed, una inflación galopante, la crisis inmobiliaria del gigante chino Evergrande, el belicoso panorama en las penínsulas de Korea y Taiwán, parecen ser un caldo de cultivo ideal para la tormenta perfecta. 

¿Volveremos a ver a los Bancos Centrales rescatando con dinero público a los grandes bancos privados?, ¿será mejor dejarlos colapsar para que aprendan la lección?, ¿está el sistema capitalista en su último tramo de vida en la historia del hombre?, solo el tiempo nos lo dirá.