Opinión

Potenciar la pesca como un motor dinamizador de la economía

  • Luis Flores
    Exor - Latam Centroamérica
    Febrero - 2024

El Salvador, un bello país ubicado en la región Centroamericana, posee una bendición importante para una economía en crecimiento: salida al mar, puesto que proporciona oportunidades clave para el comercio internacional, el desarrollo económico diversificado y la creación de empleo. A través del turismo costero se atrae a visitantes con playas y actividades acuáticas. Por medio de los puertos se conecta la nación con el mundo por vía oceánica. Adicional y no menos importante, el suministro de recursos marinos, esenciales para la alimentación y la industria alimentaria, contribuye a la seguridad alimentaria.

 

Una propuesta para dinamizar la economía salvadoreña es impulsar el sector pesquero. Esta se manifiesta de dos formas: la pesca por captura implica la recolección de organismos marinos de su entorno natural mediante métodos como redes o anzuelos, y la acuicultura es la práctica de criar y cultivar organismos acuáticos en ambientes controlados con fines comerciales. En el país, el 82% de la producción de este rubro corresponde a la primera, mientras que el 12% restante pertenece a actividades acuícolas. 

 

Para dar cifras, El Salvador, de acuerdo con las cifras más recientes publicadas por el Banco Mundial, produjo en 2021 un total de 71,753 toneladas métricas (t) en materia pesquera. En Centroamérica, se posiciona por debajo de Nicaragua y Honduras, los cuales tienen 86,280 t y 79,518 t, respectivamente. Entrelazando la producción acuífera con el comercio internacional, con datos del Banco Central de Reserva (BCR), las exportaciones en 2023 de estos productos fueron de aproximadamente 2,474 t (valorado en US$9.6 millones), una cifra relativamente baja, en comparación a su producción total histórica. 

 

Entonces, ¿en dónde encontramos la oportunidad de desarrollo? La expansión de la pesca no solo implica oportunidades de empleo directo para pescadores, sino también para industrias relacionadas, como la transformación, logística y comercialización de productos pesqueros. Como mencioné antes, una mayor producción de mariscos contribuiría a incrementar la oferta y disponibilidad de estos, contribuyendo a una reducción de los precios fuera de la zona costera y una dieta basada en pescado, altamente beneficiosa desde la perspectiva nutricional, contribuye a incrementar la seguridad alimentaria dentro del país.

 

Por el lado del comercio exterior, les planteo lo siguiente: es interesante conocer que el principal destino de nuestras exportaciones de pescados y mariscos en físico es España, un país que es conocido por su alto consumo de productos del mar. No es casualidad que las exportaciones de este producto hacia España, las cuales eran nulas, literal de cero, comienzan en 2012, cuando se suscribe el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica el 29 de junio y se aprueba en el Parlamento Europeo el 11 de diciembre de ese mismo año. 

 

Este acuerdo con la Unión Europea abre muchas puertas para los productores marítimos salvadoreños, puesto que, de acuerdo con una publicación de Statista, 5 países miembros (España, Italia, Francia, Suecia y Alemania) aparecen dentro del top-10 de países importadores de productos pesqueros en 2022, representando un tamaño de mercado de alrededor de US$31,457 millones. Como ya vimos, solo exportamos a uno de ellos. Así mismo, cabe mencionar que nuestro principal socio comercial, Estados Unidos es el mayor importador de productos pesqueros del mundo.

 

A través de los años, el Gobierno de El Salvador ha implementado iniciativas para fortalecer la acuicultura y pesca de captura, desde programas de capacitación para pescadores hasta regulaciones destinadas a proteger especies en peligro. La cooperación internacional, mediante asistencia técnica y financiera, ha desempeñado un papel crucial en el impulso de proyectos destinados a mejorar la sostenibilidad y productividad del sector, consolidando así esfuerzos a nivel nacional e internacional. 

 

Los trabajos que se han realizado hasta este momento le han permitido al país crecer en el rubro pesquero. Para potenciar el sector pesquero en El Salvador, se deben dirigir esfuerzos hacia inversiones estratégicas en infraestructura portuaria, promover la acuicultura como alternativa sostenible, diversificar los mercados de exportación, continuar fortaleciendo la cooperación internacional, enfocarse en prácticas pesqueras sostenibles y ofrecer capacitación continua a los actores de la industria. Esto permitirá establecer las bases para un desarrollo equitativo y sostenible en el sector, que contribuirá a dinamizar la economía salvadoreña. 

 

seo ajansıseo agencyweb tasarım ajansıweb design agencymobil uygulama yapan firmalarcompanies that develop mobile applicationslogo tasarımprofesyonel logo tasarımılogo designreklam ajansıadvertising agencysosyal medya ajansısocial media agencytanıtım filmi