Enero ha sido el peor mes para la bolsa en casi dos años

2022-02-02

Las acciones cerraron al alza el lunes, pero aún así registraron su peor pérdida mensual desde los primeros días de la pandemia, ya que Wall Street cierra un enero tumultuoso, agitado por la preocupación de que las inminentes subidas de los tipos de interés dificulten todo en los mercados.

 

Las valoraciones de las acciones tecnológicas y de crecimiento han sido objeto de un creciente escrutinio, ya que los inversores se preocupan por las empresas que cotizan con múltiplos muy elevados cuando la Reserva Federal va a empezar a subir las tasas de interés para combatir la inflación.

 

Según los resultados provisionales al cierre el índice Dow Jones ganó 1,17% a 35.131,46 puntos y el Nasdaq, de dominante tecnológica, subió 3,41% hasta los 14.239,88 puntos.

 

El Nasdaq terminó el mes justo bajo su peor rendimiento registrado en un enero, un 9,89% de pérdidas en 2008.

 

El S&P 500 subió un 1,9%, pero sigue perdiendo un 5,9% desde que marcó un récord hace exactamente cuatro semanas. Ha perdido un 5,3% este mes, su peor caída desde el 12,5% de marzo de 2020, cuando tocó fondo después de que la pandemia paralizara repentinamente la economía mundial.

 

El rendimiento del Tesoro a 10 años subió al 1,79% desde el 1,77% del viernes.

 

“Al final, las tasas de interés van a tener que subir, y las empresas con múltiplos altos tendrán que cotizar a menor precio”, dijo Decio Nascimento, director de inversiones de Norbury Partners.

 

Nascimento añadió que, con el aumento de costos como los salarios, los inversores se centrarán más en los sectores que puedan manejar mejor esas presiones inflacionarias, con menos margen para las empresas que prometen un crecimiento futuro pero que actualmente generan un flujo de caja negativo.

 

La tendencia ocurre en momentos en que los inversionistas están moviendo su dinero anticipando un aumento de las tasas de interés en Estados Unidos.

 

La Reserva Federal ha indicado que dejará de prestar el masivo impulso que le ha estado dando a la economía, a fin de mantener a raya las presiones inflacionarias.